Tendencias laborales y tecnológicas

Ya no hablamos de una nueva normalidad, pues llevamos en ella más de 8 meses (increíble pensarlo así, ¿verdad?). En realidad, deberíamos estar hablando de una nueva era, una que a pesar de la distancia logró acercarnos más que nunca y nos obligó a cambiar paradigmas que impactaron todas las industrias, generando nuevos escenarios para todos los actores. 

Con certeza hay y continuarán habiendo muchos cambios en la manera en la que funciona el desarrollo organizacional en todas las empresas y no hay duda en que, como lo hemos mencionado durante todo el año, la tecnología será el mejor aliado. 

En este cambio de contexto es pertinente pensar en un cambio de estrategia en las organizaciones, contemplando las tendencias e implicaciones en la función de Recursos Humanos y el trabajo. 

De acuerdo con un estudio realizado por Gartner1 estas son 7 tendencias sobre las cuales deberíamos aprender más, profundizar y mantenernos a la vanguardia: 

  1. Trabajo remoto 

Aunque es un tema del que se ha hablado constantemente durante 2020 y el enfoque ha estado en cómo hacerlo y las herramientas para este, lo importante ahora es entender que debemos identificar habilidades que permitan realizar un trabajo remoto eficaz. El employee journey debe ser repensado para entender si es necesario un cambio en la evaluación y objetivos para escenarios remotos y cómo desarrollar hábitos productivos que impacten en el cumplimiento de los objetivos de la organización. 

  1. Data de colaboradores 

El trabajo remoto ha incrementado la recolección de data pasiva. La recolección de ésta contiene información que puede ser clave para el desarrollo de estrategias o culturas de alto rendimiento. Aprender sobre los hábitos de trabajo de los colaboradores permite reconocer, desarrollar e implementar estrategias para la distribución y optimización de tareas para cumplir los objetivos. Sin embargo, antes de ejecutar cualquier plan, es importante revisar, ajustar o desarrollar políticas de privacidad de datos, asociadas a este nuevo enfoque. 

  1. Empleador como red de seguridad social 

El balance personal y laboral ha sido todo un desafío y el rol de las empresas y empleadores en esta dinámica se ha incrementado sustancialmente. Es importante evaluar y entender cómo realizar estrategias que apoyen tanto a colaboradores trabajando de forma remota, como a los que deben continuar realizando sus roles presencialmente, todas las dinámicas cambiaron y se debe velar por mantener un equilibrio. 

  1. Competencias críticas 

Las habilidades críticas no son sinónimo de roles. Las organizaciones están redefiniendo sus prioridades y por tanto, las habilidades requeridas para alcanzar los objetivos. El aprendizaje continuo permitirá preparar a los equipos en el desarrollo y adquisición de habilidades para atender la nueva criticidad.  

Fuente: Gartner for HR 

  1. Re-humanizar el trabajo 

Como mencionaba Susana Von Der Heide, invitada especial de nuestro último streaming “Liderazgo exponencial: la clave para liderar el 2021”: “El líder con compasión se dedica a escuchar y darle la oportunidad a su equipo…Seguir el ritmo exponencial que implica la evolución de digitalización dentro de las compañías, pero también exige seguir pensando en un mundo que sea para las personas, y en un mundo en el cual seamos la mayoría que nos sumemos a la evolución y el progreso y no ir dejando a una cantidad de gente en el camino”. Los colaboradores de las organizaciones son personas que tienen luchas propias y aún más frente a esta crisis. No hay que dejar de lado este lado humanista.  

¿Quieres ver el streaming completo? Ingresa aquí

  1. Resiliencia organizacional 

La pandemia evidencia la necesidad de resiliencia. En años anteriores e incluso iniciando este, los rediseños organizacionales se centraban en incrementar la eficiencia, pero la situación actual muestra la necesidad de cambiar este enfoque. En línea con la tendencia de re-humanizar el trabajo, es importante tener a los colaboradores en el centro de la cultura corporativa, por ejemplo, entender cómo diferenciar entre roles críticos y habilidades críticas y mapear las canalizaciones de toda la empresa para identificar y desarrollar habilidades clave. 

  1. Complejidad organizacional 

Las empresas pueden cambiar rápidamente, se está evidenciando un incremento en fusiones y adquisiciones o rescates empresariales. Cambiar a modelos ágiles e incrementar la flexibilidad para resolver problemas es uno de los caminos que las empresas pueden adoptar para atender las nuevas necesidades del negocio a través del desarrollo de las personas, cambiar el mindset para evitar parálisis organizacional. 

El 2020 nos deja muchas lecciones. Confirmamos cada día que nuestro objetivo de generar hábitos productivos en las personas es el diferenciador que las empresas deben tener para impactar positivamente en todos los stakeholders. 19 años de experiencia y cientos de clientes satisfechos en el cambio de mentalidad de sus colaboradores lo demuestran. 

Nuestro último consejo del año: mantente al tanto de las tendencias y de su evolución, comprendiendo cómo su desarrollo impacta en tu empresa y realiza los cambios necesarios en tu estrategia para incorporar estos aprendizajes de acuerdo con tu eje central.  

¡Quiero generar hábitos productivos en mi equipo!

¡Conversemos!