¿Capacitación presencial o virtual?

26 ENE BLOG PORTADA MIN

Formación híbrida, la nueva metodología para capacitar en las organizaciones. 

Los métodos de formación han presentado cambios significativos en los últimos años; desde realizar procesos 100 % presenciales hasta volcarse por completo a la virtualidad. En el año 2020 la pandemia del COVID-19 llevó a las empresas a replantear sus procesos enviando en la mayoría de los casos a sus colaboradores a trabajar desde casa y, de esta forma, modificar la manera de capacitarlos. Hoy dos años después muchas compañías buscan el retorno a la presencialidad sin dejar de lado los beneficios de la virtualidad. 

Por esta razón, la formación híbrida toma relevancia, ya que combina escenarios múltiples en los que se encuentran formaciones sincrónicas y asincrónicas; se da la oportunidad de tener sesiones presenciales que fomenten la cercanía con el tutor, el entorno de aprendizaje, lleven a la práctica sus conocimientos y al mismo tiempo reciban un feedback sobre sus procesos formativos, además de planificar el tiempo para estudiar según la preferencia de la audiencia. Así pues, se ponen en conjunto las potencialidades y didácticas presenciales con las del aprendizaje en línea. 

Las organizaciones buscan obtener resultados de impacto con los procesos de entrenamiento para sus equipos, intentando cosas nuevas. “La clave del cambio metodológico no es para aprender más, sino aprender diferente”. 

(Bartolomé, 2004, p. 17). 

También puede interesarte nuestro blog: Personalización del aprendizaje

Las ventajas de este método son: 

  • Integra potencialidades de lo presencial (trabajo directo de actitudes y habilidades) con los puntos fuertes del aprendizaje digital (interacción, comunicación, autonomía, etc.). 
  • Facilita la comunicación, la interacción y la integración más rápida. 
  • Genera motivación del estudiante para adquirir conocimiento, por lo tanto, incrementa la probabilidad de la terminación de un curso. 
  • Favorece la autogestión, ya que los alumnos pueden acoplar el estudio a su ritmo de tareas diarias. 
  • Permite una mayor movilidad y cobertura, no son imprescindibles las aulas, ni horarios rígidos, lo que permite llegar a un mayor número de personas. 
  • Ahorra horas significativas en desplazamientos, planes y recursos, ya que la formación se acerca más al estudiante.  
  • La capacitación es personalizada, es decir, los contenidos y los recursos están adaptados a sus destinatarios. 
  • La información incorporada es rápidamente actualizable.  
  • Desarrolla y perfecciona nuevas estrategias de aprendizaje. 
  • Favorece en los resultados al clarificar intereses o gustos de los alumnos. 

De esta forma, se espera que con los procesos formativos híbridos las personas lleven a la práctica sus conocimientos, sepan lo que tienen que hacer y lo hagan de la manera adecuada. 

Este 2022 la formación blended se prevé como una de las tendencias más fuertes para el área de recursos humanos de las organizaciones ya que promete cumplir con los objetivos de un programa de capacitación efectivo y ajustados a las necesidades.  

Spira expertos en formación hibrida a la medida de cada compañía, con un equipo de profesionales y plataformas tecnológicas para estar a la vanguardia, basados en los siguientes interrogantes a la hora de plantear una solución formativa combinada: 

  • ¿Cuál es el objetivo de la organización? 
  • ¿Qué conocimientos debe adquirir el público objetivo? 
  • ¿Qué deben saber hacer al finalizar el curso? 
  • ¿Cuáles son las preferencias de la audiencia para recibir una capacitación?  

Sumado a una estrategia de medición efectiva, desarrolla formaciones blended desde hace más de 20 años.  

¿Quieres saber cómo potencializar tus procesos de formación y conseguir los objetivos de tu organización por medio de hábitos productivos?  

Quiero una asesoría

 

Referencia  

Bartolomé, A. (2004). Blended learning. Conceptos básicos. Revista de Medios y Educación, (23), 7-20.  

Leave A Reply