MICROLEARNING

MICROLEARNING

¿Una tendencia o una metodología de alto impacto?

Por: Gabriela Rivera 

Dicen que la atención sostenida de la mayoría de adultos tiene un periodo de concentración que dura entre 20 y 45 minutos.  Esta es una de las razones por las que el microlearning, o microaprendizaje, ha demostrado ser una metodología efectiva y no una simple tendencia.

Consiste en dividir un gran contenido en pequeñas secciones formativas, que permiten aprender constantemente, en cualquier lugar y horario, generando recordación, impacto e interactividad. Las micro secciones de contenido, conocidas como “píldoras, o “módulos de aprendizaje” no deben durar más de 30 minutos para cumplir su objetivo de capturar la atención del cerebro humano.

Esta solución de entrenamiento, ha sido de las preferidas por las empresas porque asegura una experiencia inmediata y actualizada que facilita la formación continua de los colaboradores. Y para los usuarios, la metodología resulta más sencilla, interesante e impactante ya que absorben la información con una mayor receptividad y de forma más didáctica y simplificada.

La tecnología ha jugado un rol muy importante y sin duda, reta la educación formal. El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) está en desarrollo de nuevas aplicaciones que desafíen el alcance del microlearning. Aplicaciones móviles para aprender idiomas, como Duolingo, son un buen ejemplo de esta modalidad.

Un buen microlearning debe ser:

  1. Responsive: El contenido debe poder visualizarse en diferentes dispositivos móviles y adaptarse a las dimensiones y formatos del mismo.
  2. Interactivo: En la medida en que los usuarios participan a través de dinámicas, tests o juegos, incrementa su motivación y aprenden mediante retos formativos.
  3. Reutilizable: Los objetos de aprendizaje, o contenidos, deben ser flexibles y diseñados para reutilizarse en otros contextos técnicos o pedagógicos y plataformas.
  4. Corto: La capacidad de síntesis es quizás de las habilidades más difíciles de adquirir, y el microlearning pone esto en práctica, pues entre 15 y máximo 30 minutos, debe exponerse un contenido sintetizado, analítico e interesante.
  5. Bidireccional: Las cápsulas deben promover un aprendizaje colaborativo, en donde el usuario se sienta empoderado para intercambiar aprendizajes, debatir el contenido y co-crear nuevas ideas con sus compañeros.
  6. Gradual: El nivel de dificultad debe ser gradual, al igual que el relacionamiento con nuevos términos. Poco a poco, debe convertirse en un desafío entretenido para el usuario, que le exija flexibilidad mental, análisis crítico e imaginación o creatividad.

Incluir storytelling es una buena estrategia para mantener una línea coherente, consecutiva y que enganche al usuario. Dentro de la historia puede haber un personaje clave que genere recordación.

También se pueden usar las comunidades virtuales de redes sociales para asegurar interacciones, compartir actividades y promover al aprendizaje colaborativo mencionado anteriormente.

En nuestro caso, en Spira hemos aplicado el microlearning y nuestros clientes son testigo de su resultado como metodología de aprendizaje. La última historia de éxito la realizamos con Davivienda, que tenía la necesidad de enseñarle a su público sobre finanzas personales de una forma dinámica que generara alta recordación.

Para esto, combinamos cápsulas de video, infografías, motion graphics, cursos cortos y video interactivo, e hicimos de este tema una experiencia cercana, ágil y atractiva para los usuarios. Pusimos la teoría en formatos de microlearning que le dieron al público objetivo la oportunidad de poner en práctica los aprendizajes tomando decisiones para recibir retroalimentación y recomendaciones desde las mejores prácticas financieras, lo que asegura la interiorización y aplicabilidad del contenido a situaciones de la vida real.

Es importante que se le haga un seguimiento a esta metodología, evaluando el impacto e invitando a los colaboradores a contar su experiencia y cómo han podido aplicar en su día a día los conocimientos adquiridos. De esta forma, es como se logran medir los resultados y ver la capacitación como una inversión.

Por último, vale la pena resaltar otra de las ventajas del microlearning, quizás de las más importantes: al ser una dinámica que implica periodicidad, se genera un hábito de aprendizaje, en donde los colaboradores adquieren buenas prácticas y se acostumbran a estar en constante crecimiento personal y profesional. Generar hábitos productivos en los equipos, es fundamental para mantener elevada la curva de aprendizaje y desempeño, y así, alcanzar los objetivos de negocio.

Esperamos que este artículo haya aclarado dudas sobre el microlearning, si quieres saber más sobre cómo incrementar el desempeño de tu equipo y generar hábitos productivos, no dudes en contactarnos, nos encantaría conversar.

Leave A Reply