NUDGING, la última tendencia para generar nuevos hábitos.

Por: Camilo Vergara

¿Quieres aprender a generar hábitos productivos? En este artículo, conocerás sobre la economía conductual y el nudging, un tema apasionante que estudia el comportamiento humano y da herramientas para comprender cómo influenciar positivamente a las personas de tu organización.

La Economía Conductual es una tendencia de estudios económicos desarrollada por varios autores, entre los que se destaca Richard Thaler. Sin el ánimo de desarrollar un estudio académico voy a tratar de explicar brevemente esta nueva teoría, con el objetivo de ilustrar su importancia para la Generación de Hábitos, campo que nos apasiona en Spira.

La Economía Conductual estudia la toma de decisiones de las personas “comunes y corrientes” basándose en tres principios: 1) lo seres humanos tenemos preferencias (consientes y muchas veces inconscientes); 2) tenemos restricciones presupuestales que determinan nuestra escogencia; 3) usualmente nos decidimos por la opción que creemos nos puede dar la mejor relación costo/beneficio.

Aunque suene obvio, la teoría de Thaler es profunda y revela (a través de experimentos sociales y observaciones realizadas a más de 80.000 personas) que, aunque todos teóricamente actuamos sobre las anteriores premisas, realmente pocas veces actuamos acorde a ellas. La razón básica que expone es lo que llama “comportamiento en piloto automático”, que se refiere a la tendencia humana básica de posponer lo que requiere esfuerzos especiales, involucra riesgos perceptuales o nos pide que salgamos de nuestra zona de confort. Así, Thaler demuestra que preferimos ganancias más pequeñas con tal de tener periodos pequeños de inversión, ejemplo: preferimos desplazarnos 5 kms por un descuento del 15% en un bien de 10 dólares a viajar 50 kms por un descuento del 25% en un bien de 1000 dólares.

Tenemos la tendencia de tomar decisiones equivocadas o “irracionales” por pereza, aversión al riesgo, preferencias sociales o falta de autocontrol y por esto necesitamos autoridades o jerarquías sociales que nos ayuden a tomar las decisiones adecuadas; en este punto entra el principal aporte de Thaler (en compañía de Sustain): el Nudging o los “pequeños empujones”. Esta nueva herramienta (que le valió el Premio Nobel de Economía en el año 2017) promueve la generación de pequeños empujones (visuales, lingüísticos, sociales, etc.) para que las personas que tienen capacidad de influir en decisiones, sugieran a otros los comportamientos deseables para determinar cierto curso de acción.

Sin entrar en mucha discusión teórica, aunque está muy bien documentado, no sugiere nada extraordinariamente novedoso. Richard Bandler ya lo había expuesto en los ochentas cuando hablaba de “predicados verbales” y “modos representativos” hablando de PNL (1983), o Charles Duhigg (2012) cuando propone su modelo de generación de hábitos basado en impulsos y recompensas. Lo importante de Thaler es que logra su implementación a niveles de experimentos sociales y demuestra ampliamente la efectividad para situaciones sencillas en dónde se necesita generar hábitos saludables o evitar accidentes en vías problemáticas hasta temas más complejos como tomar buenas decisiones financieras.

Un buen ejemplo de la influencia de Thaler es la iniciativa de Volkswagen. La firma Alemana decidió promocionar una vida saludable desde decisiones simples de la vida diaria, como escoger subir una escalera en lugar de utilizar una eléctrica. La mejor manera de lograr que los transeúntes del metro de Estocolmo acogieran su iniciativa fue montando un piano sobre la escalera, para que así con la iniciativa de jugar y hacer sonar el piano, la gente prefiriera la “opción más difícil”. Y lo lograron: con la instalación del piano se aumentó en un 66% el uso de la escalera. Ver video 1 aquí. Leer  estudio Social Stairs: taking the Piano Staircase towards long- term behavioral change aquí.

A partir de este caso se han generado multitud de iniciativas de “nudges” y por eso ahora vemos vías pintadas con rallas horizontales blancas para aumentar la percepción de velocidad y disminuir la velocidad real en curvas peligrosas, juegos iconográficos en baños para generar conciencia de la importancia de la higiene y participación voluntaria para contribuir el aseo de los mismos o barras de ensalada a la entrada de cafeterías escolares para desincentivar la comida “chatarra”, por citar algunos ejemplos.

Aunque podríamos pensar que son iniciativas que deben ser llevadas a cabo con esfuerzos estatales o de gran escala, en Spira nos hemos dado cuenta de que se pueden realizar a cualquier escala y son esenciales a la hora de generar hábitos productivos. Las personas en sus equipos no actúan mal a propósito, no hacen lo que se supone que deben hacer en la mayoría de los casos porque no saben cuáles son los comportamientos exitosos que los van a llevar al cumplimiento de sus objetivos. Aquí entran los nudges (empujones) donde usted o su organización deben identificar esos comportamientos, estandarizarlos y comunicarlos con iniciativas claras para influenciar ese comportamiento buscado. En Spira les podemos ayudar a encontrar estos comportamientos y a realizar campañas “conductuales” para garantizar que sus programas de entrenamiento y desarrollo sean realmente trascendentes, aplicables y generen el impacto buscado.

Pregúntenos cómo, estaremos encantados de ayudarlos.

Leave A Reply